PORTADAS Y ESCUDOS HERÁLDICOS

PORTADAS Y ESCUDOS HERÁLDICOS

Las portadas y los escudos de las fachadas de Dos torres son los elementos que, quizás, mejor fisonomizan esta villa histórica. La nobleza e hidalguía de algunos de sus vecinos ha dejado una profunda huella en el patrimonio inmobiliario de su caserío; la emblemática heráldica que preside algunos de sus dinteles tenía no solamente una finalidad artística y estética, con esas magníficas labras, sino la elocuente finalidad de pregonar a los cuatro vientos un rango social destacado, el prestigio social y el poder económico de sus titulares.

A partir del s. XVI, Torremilano es realmente en la práctica, la capital político-administrativa de las Siete Villas de Los Pedroches, afincándose en la villa gobernadores, tenientes, jueces de residencia y, en el s. XVIII, los primeros corregidores, como el primero de ellos, D. Francisco Miguel Díaz de Mendoza. Los escudos de armas constituyen sin duda uno de los elementos identificativos de la nobleza e hidalguía de la villa en la Edad Moderna, siendo ya en este momento, un símbolo exclusivista de los grupos de privilegio, que rubrican su grado de nobleza e hidalguía a través de sus armerías.

El alto rango social de muchos de sus vecinos ha dejado una profunda huella en la nobleza de sus casas solariegas desde finales del siglo XV, en las fachadas y en los escudos nobiliarios que las presiden: Morillo – Velarde, Jurado de Pedradas, García Bejarano, Díaz de Mendoza, Escudo Real de las Carnicerías Públicas, Messía Carrillo y Dª. Mayor Fonseca, Sánchez de Gahete, Contreras, …

Patrimonio Cultural
Monumentos

Atrás